Horario de atención al cliente de lunes a sábado de 9h a 21h

Brumas faciales

Filtros activos

BRUMA

Las brumas faciales son productos que refrescan, hidratan, calman e iluminan la piel del rostro, aportando un ligero y agradable aroma. Son productos para la cara muy prácticos y cómodos que se han convertido en un imprescindible en toda rutina de belleza, y que puedes usar en cualquier momento y lugar. Además, se pueden emplear como cosmético fijador del maquillaje. También los puedes utilizar para pulverizar el rostro tras aplicar el protector solar o después de realizar la limpieza y el tratamiento facial de tu rutina diaria.

Las brumas faciales son brumas hidratantes que pueden aplicarse sobre el rostro y el cuello cuantas veces se desee, aportando a la piel una intensa sensación de vitalidad, bienestar y confort gracias a su contenido en activos antioxidantes, calmantes y regeneradores. Al contar con ingredientes con acción antioxidante, esto les concede propiedades protectoras frente a los procesos oxidativos, el daño fotoinducido y la luz emitida por las pantallas. Ingredientes como el agua de uva, el agua de rosas y el extracto de withania somnífera ofrecen esta función, calmando incluso las pieles sensibles y restaurando la vitalidad del rostro.

Una buena bruma facial debe hidratar, refrescar, prevenir las irritaciones de la piel y facilitar la renovación de los tejidos, aportando calma y disminuyendo el enrojecimiento.

Otra opción es optar por el uso de brumas faciales que protejan la piel del daño provocado por las pantallas y la frecuente exposición a la luz azul, es decir, a las radiaciones de dispositivos electrónicos, como pueden ser el teléfono móvil o el ordenador, contribuyendo a mejorar el aspecto de la piel al recuperar la elasticidad y la luminosidad perdida.

Si tienes la piel seca asegúrate de elegir una bruma para la cara que actúe como bruma facial hidratante y que sea rica en glicerina y aloe vera, de forma que contribuya a retener el agua del interior de la piel y le aporte propiedades hidratantes. En definitiva, necesitas que contenga ingredientes con un alto poder humectante. En el caso de las pieles sensibles, también es aconsejable que escojas un producto elaborado con aloe vera, ya que favorece la hidratación y calma la irritación del rostro.

Las brumas faciales despiertan y revitalizan la apariencia de la piel, la reconfortan y la refrescan, preparándola para lucir más joven y radiante. Es el complemento perfecto del tónico, el sérum y la crema hidratante. Las brumas para el rostro refuerzan los resultados del resto de tratamientos que aplicamos sobre la cara limpia y seca. Incluso puedes emplear la bruma después del maquillaje y del protector solar. En función del tipo de bruma facial y sus ingredientes, también encontrarás productos para aplicar después de la limpieza y antes del sérum, dejando la piel lista tras la eliminación de los restos de suciedad que se acumulan en los poros.

Las brumas faciales proporcionan un efecto inmediato, refrescando, calmando e iluminando la piel al instante. Con un simple gesto, puedes aportar un cambio y una alta protección a tu rostro.

close Carrito de la compra

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?

Inicia sesión