Envíos rápidos | Gratuitos +39€ (Península)

Regalos en todos los pedidos (Exfoliante corporal+79€)

Tu cesta

Tu cesta está vacía

Trucos y cuidados para un pelo perfecto

Trucos y cuidados para un pelo perfecto

Puntas abiertas, pelo encrespado, exceso de grasa, falta de brillo y volumen… ¡Tenerel pelo perfecto no parece tan sencillo! A todas nos gustaría presumir de melena sin necesidad de grandes esfuerzos, pero lo cierto es que para tener un pelo sano es imprescindible poner en práctica una serie decuidados del cabello diarios, pequeñostrucos para el pelo con los que hacer frente a la multitud de agentes externos que pueden dañarlo. ¡Porque cuidarse el pelo va más allá de usar un buen champú y una mascarilla reparadora una o dos veces a la semana!

Muchas de nosotras nos acostamos con el pelo húmedo, llevamos coletas altas y muy tirantes, no aplicamos correctamente el acondicionador y la mascarilla o abusamos del uso de las planchas y del secador. Estos son solo algunos ejemplos de la larga lista de errores que cometemos con cierta frecuencia y que no ayudan a tener el cabello fuerte y brillante. Si tú también te preguntas cómo mantener el pelo sano o cómo cuidarse el pelo, ¡atenta a los mejores consejos para lucir una melena de diez!

Rituales durante el prelavado

Los pequeños gestos y rutinas diarias lo cambian todo, como cepillarse el cabello antes de lavarlo. Es esencial hacerlo en seco, cuando el pelo es más resistente y fuerte, para eliminar los restos de producto y estimular la circulación sanguínea, favoreciendo el desenredado final sin romper el cabello y facilitando la penetración del producto. Este truco debes ponerlo en práctica si tienes el cabello liso. En el caso de los cabellos rizados, lo más conveniente es desenredarlo siempre dentro de la ducha y con el acondicionador puesto, ¡no lo hagas nunca en seco y sin aplicar el producto!

No te laves el pelo con agua caliente

Quizá te preguntes por qué no es bueno hacerlo así. Lavarse el cabello con agua muy caliente dañará la cutícula y debilita las raíces. También estimula la producción de grasa. Además, hacerlo a una temperatura elevada ocasiona una mayor deshidratación del cuero cabelludo y una pérdida de los aceites naturales que previenen su caída. Lo más recomendable es lavarlo con agua tibia y realizar un último enjuagado con agua fría, lo que ayuda a fortalecer el cabello y le proporciona mayor brillo y volumen.

No frotes el cuero cabelludo durante el lavado

Olvídate de la falsa creencia de pensar que cuanto más frotes y presiones el pelo, más espuma generarás y, con ello, mayor y más duradera será su limpieza. ¡Error! Esto provocará un efecto rebote, ya que activarás las glándulas sebáceas y lo que obtendrás será el resultado contrario. Lo más recomendable es aplicar el champú realizando un suave masaje con los dedos y extender el producto por todo el cuero cabelludo.

Errores al lavar el cabello

Tras humedecer el cabello, no apliques directamente el champú. Primero hazlo en las manos. A continuación, tienes que extenderlo suavemente por las raíces (y no te olvides de la zona situada detrás de las orejas y de la nuca). Puedes realizar dos aplicaciones de champú, la inicial más rápida y una segunda en la que dejes actuar el producto unos minutos.

A la hora de escoger tu champú, es importante que tengas en cuenta tu tipo de cabello. Puede ser graso, normal, seco, rizado, e incluso, puedes haberte realizado algún tratamiento de alisado, por lo que debes elegirlo en función de estas características particulares. En Mi Rebotica disponemos de una completa gama de productos capilares con extracto de cebolla, que fortalecen el cabello y estimulan su crecimiento, y que se adaptan a todo tipo de pelo. El champú original es el indicado para cabellos grasos y normales; mientras que el champú ultrasuave es el más acertado para pelo seco, rizado, teñido y dañado.

En el caso de los cabellos con tratamiento de queratina o taninos, el recomendable es el champú suave con extracto de cebolla. Como alternativas al champú líquido, disponemos de varias opciones de champús sólidos que responden a las diversas necesidades. Si necesitas combatir la caspa y el picor, revitalizar tu cabello o tratar el pelo graso, puedes hacerlo con nuestros champús sólidos.

Uso del acondicionador y la mascarilla

El acondicionador desenredante es el complemento ideal del champú que tu cabello necesita para que presumas de pelo perfecto. ¡Aplicarlo después de cada lavado es un acierto! De esta forma lograremos que las puntas no se debiliten a la hora de desenredar. Este cosmético capilar aporta nutrientes que protegen, dan brillo y reducen la sequedad y el encrespado. Toma nota: ¡te recomendamos distribuirlo pasando un peine de púas anchas por todo el cabello a la vez que se desenreda!

En el caso de las mascarillas reparadoras y nutritivas, es aconsejable su uso 1 o 2 veces a la semana de medios a puntas, evitando siempre la raíz, especialmente en el caso de los cabellos de tipo graso. ¿Cómo saber cuál utilizar?

Si tienes el cabello normal o graso desde la raíz hasta las puntas, la mejor alternativa es la mascarilla nutritiva con extracto de cebolla. Si, por el contrario, tus puntas son secas o están estropeadas, utiliza siempre la mascarilla ultranutritiva. Este último cosmético capilar, que también contiene extracto de cebolla, es el más recomendable también para completar el ritual de los cabellos secos, teñidos, dañados o rizados, así como aquellos con tratamiento de alisado.

No debes irte a la cama con el pelo húmedo (ni recogido)

¡Seguimos dando solución a las dudas más frecuentes sobre cómo cuidarse el pelo! Acostarse con el cabello mojado es un hábito al que debes decir adiós si quieres mantener el pelo sano, ya que este gesto puede dañar la cutícula y producir irritaciones, incluso favorece la aparición de caspa. En definitiva, irse a la cama con la melena húmeda debilita el pelo y hace que se rompa con mayor facilidad. Por si todo esto fuera poco, también podría volverse más graso. Te lo pensarás mejor la próxima vez, ¿verdad?

En su lugar, utiliza una toalla (preferiblemente de algodón) para eliminar la humedad y el exceso de agua, evitando retorcer el cabello mojado con las manos para no enredarlo y romperlo. Pese a creer que dejarlo secar al aire libre es la mejor opción, debes saber que el pelo mojado es más sensible a los daños. Nuestra recomendación es que utilices el secador con aire templado o frío con una velocidad baja/media. Colócalo siempre a una distancia de unos 15 o 20 centímetros y realiza movimientos con el aparato en varias direcciones. ¡No lo utilices nunca a máxima temperatura y aplica también algún golpe de aire frío durante el secado! ¡Notarás la diferencia!

La frecuencia del lavado

Lavarse el pelo todos los días no siempre es perjudicial, ya que todo dependerá de las necesidades específicas de tu cabello y de los productos que utilizas para ello. Lo recomendable es conocer bien el tipo de pelo que tienes y emplear cosméticos formulados para que luzca sano y radiante. Puede que no necesites lavar tu cabello a diario para que se vea bonito, pero tampoco es bueno que lo laves con muy poca frecuencia.

Cuántas veces al día hay que cepillarse el pelo

Cepillar correctamente tu cabello también va a influir en su aspecto. Con este paso, logramos desenredarlo y eliminar algunas impurezas que se acumulan. Hacerlo dos veces al día (mañana y noche) pasando el cepillo entre 10 y 20 veces sería ideal, pero puede llevarse a cabo hasta 3 o 4 según el tipo de cabello. Y como ya te hemos dicho anteriormente, si vas a lavarlo, ¡mejor hacerlo antes! Ten en cuenta que esta recomendación es para pelos lisos.

Poner en práctica todos estos trucos para el pelo te ayudarán a lucir una melena perfecta y radiante por más tiempo. Además de seguir estos consejos sobre cuidados del cabello, es esencial que lo combines con productos capilares adecuados y desarrollados pensando en un pelo suave, reparado y bonito, como los elaborados por Mi Rebotica. ¡Además, su gama estrella con extracto de cebolla que no deja de sumar adeptos, tampoco te dejará indiferente! 

Al uso del champú, el acondicionador y la mascarilla, puedes incorporar también el uso de nuestro sérum reparador de puntas, que actúa reparando y sellando la cutícula, al mismo tiempo que protege el cabello de las agresiones externas. En el caso de que necesites una reparación profunda, no te olvides del aceite capilar nutritivo, que impregnado mechón a mechón, se convertirá en tu gran aliado gracias a su combinación de aceites y vitaminas.

Por último, para mantener el cabello en condiciones normales, disminuir su caída y reforzar su estructura, aconsejamos tomar las queratin caps, nuestro complemento alimenticio formulado para fortalecer la fibra capilar y mejorar la densidad del cabello. ¡Volverás a presumir de melena!