Envíos rápidos | Gratuitos +39€ (Península)

Regalos en todos los pedidos (Exfoliante corporal+79€)

Tu cesta

Tu cesta está vacía

rozaduras de los muslos en verano

Trucos para evitar rozaduras en muslos

El verano ha llegado y eso se refleja en nuestra forma de vestir. Con el cambio de armario hecho, seguro que ya has empezado a lucir tus vestidos florales, shorts y faldas fresquitas para combatir el aumento de las temperaturas e ir cogiendo color en las piernas. Sin embargo, aunque estamos muy felices porque se aproximan los días de playa y piscina,el calor y la excesiva sudoración por la fricción de ambas piernas cuando caminamos o corremos, nos hacen enfrentamos a una de nuestras mayores pesadillas veraniegas: ¡el roce de los muslos!

Si eres una de las afortunadas que no sabe de qué hablamos, te damos la enhorabuena, ¡tienes mucha suerte! Pero para la gran mayoría de nosotras (y también para ellos), estas molestas rozaduras en la parte interior de los muslos nos llevan acompañando verano tras verano (¡sin excepción!), causando una fuerte irritación, sensibilidad e, incluso, picores. ¿Recuerdas ese insoportable escozor? Incluso puede que ahora mismo lo estés sufriendo.

Y aunque no se trata solo de una cuestión de peso, sino también de la propia estructura corporal que provoca que los muslos se junten en la parte más alta, el estado de la piel y la falta de cuidados también pueden influir en una mayor fricción. En este contexto de altas temperaturas, humedad y sudoración, la piel se vuelve más sensible, por lo que requiere de una mayor protección frente a las agresiones externas. Para evitar que este roce constante pueda provocar irritaciones, y con ello, surjan ampollas, es importante el empleo diario de cremas antirrozaduras para muslos que creen una capa protectora y refuercen la función barrera de la piel.

Asimismo, la presencia de celulitis y flacidez también pueden sumarse a la propia constitución corporal y resultar un factor determinante a la hora de producirse una mayor fricción entre los muslos. En este sentido, los cuidados y tratamientos corporales, junto a una alimentación saludable y la práctica de ejercicio físico, contribuyen a mejorar la firmeza y tersura de la piel, ya que una piel cuidada resulta más fuerte y resistente frente a los daños externos.


Remedios para evitar las rozaduras en los muslos

 

Puede parecer una cuestión insignificante, pero para muchas personas, la irritación que provoca el roce de los muslos puede llevarnos a vivir un auténtico infierno. ¿A ti también te han llegado a salir ampollas? ¿Te has pensado más de dos veces qué vas a ponerte antes de salir de casa para evitar esas molestias y el escozor?

Seguro que ya has probado multitud de remedios antirrozaduras, pero si estás aquí, eso es porque todavía no has dado en el clavo con esa opción infalible. Recuerda que para reforzar la barrera de protección de la piel e impedir el roce constante de los muslos, es fundamental hidratar y tratar la piel para que luzca firme, mantenerla siempre limpia y seca, y eliminar los restos de sudoración que puedan impulsar la fricción en la zona.

Para plantar cara a uno de los dramas del verano, son muchos los trucos y remedios conocidos por todos. ¿Quién no ha oído hablar del más antiguo de todos? Se trata del remedio por excelencia de las abuelas: los polvos de talco. Sin embargo, no siempre resulta tan duradero como necesitamos. Pero la lista de los remedios más usados no ha hecho más que empezar: cremas de bebés, aloe vera, usar desodorantes con roll-on en la zona, vaselina, caléndula… e incluso una opción que se está poniendo últimamente muy de moda, hablamos de las fajas pantalón o braguitas tipo short.

Sin embargo, si hay algo que realmente recomendamos para evitar el roce de los muslos es la Pasta al Agua de Mi Rebotica, cuya fórmula reúne los ingredientes clave para actuar como crema protectora de la piel frente a factores externos, como el roce o la humedad, ya que favorece la formación de una ligera película sobre la piel, resultando resistente al agua y al sudor. Esta crema puede aplicarse en la parte interna de los muslos, pero también en otras partes del cuerpo donde se produzcan rozaduras por el contacto de la piel. Elaborada con óxido de zinc y almidón de maíz, también contiene aloe vera y aceite de caléndula, por lo que cuenta con acción hidratante, emoliente, reparadora y calmante, suavizando la piel sensible y especialmente dañada.

Prevenir el roce continuado en los muslos, además de por la incomodidad que provoca, es importante para que esto no pueda afectar al tono de la piel. Si se produjeran heridas, estas podrían originar la aparición de manchas e hiperpigmentaciones en dicha zona del cuerpo. Si este es tu caso, evita siempre tocar y arrancar las costras, y una vez curada, aplica Aceite de Rosa Mosqueta que, gracias a su alta capacidad regeneradora, devuelve a la piel su tersura, suavidad y elasticidad, ayudando a reparar las marcas de la piel que surgen por las cicatrices o quemaduras.

Este verano despídete de los incómodos roces y disfruta sin temor de tus pantalones cortos, faldas o bañadores confiando en los beneficios de utilizar la pasta al agua, ¡conseguirás evitar esas molestas rozaduras en los muslos! ¿Preparada para disfrutar de estos meses de calor y lucir tus piernas sin miedo?