Envíos rápidos | Gratuitos +39€ (Península)

Regalos en todos los pedidos (Exfoliante corporal+79€)

Tu cesta

Tu cesta está vacía

Gua Sha Mi Rebotica masaje

Masaje facial antienvejecimiento en casa

¿Sabes que realizarte (o autorrealizarte)masajes en el rostro puede traerte grandes beneficios? Y es que no solo conseguirás entrar en un estado de relajación, tanto física como mental; además, los masajes faciales para cara y cuello contribuyen a mejorar la firmeza, elasticidad y frescura de la piel, estimulando la circulación sanguínea, combatiendo la flacidez y frenando los signos del envejecimiento que restan juventud a tu cutis.

Si ya estás buscando en el calendario una tarde libre para reservar tu cita, pero no encuentras tiempo para ponerte en manos de un profesional, ¡te traemos la solución! Sigue leyendo porque te contamos todo sobre el mejor masaje facial antienvejecimiento para hacer en casa y sacar el máximo partido a una técnica con la que conseguir una apariencia más radiante y saludable.

 

¿Cómo realizar un masaje facial antienvejecimiento y de drenaje?

 

Para realizar este masaje facial desde la comodidad de tu hogar solo necesitas disponer de unos minutos al día y de ayudarte de algún aceite con acción antienvejecimiento, como el Aceite de Argán, que además actúa como hidratante y reparador, mejorando la luminosidad del rostro y reduciendo las líneas de expresión y arruguitas, entre otros muchos beneficios y usos del aceite de argán. Asimismo, para un cuidado intensivo de noche para las pieles maduras, también puedes optar por el Elixir de Noche, una lujosa mezcla de aceites que cuenta con todos los nutrientes necesarios para favorecer la regeneración celular.

 

Beneficios del masaje facial antiedad

 

Los masajes faciales antiarrugas son considerados una poderosa arma antiedad. Nuestro favorito es el que pone en práctica la famosa técnica Gua Sha, convertida en uno de los tratamientos de belleza favoritos de las amantes del cuidado de la imagen por la sencillez de su realización y la visibilidad de sus resultados. Dada su facilidad de uso, ¡te animamos a incorporarla desde ya también a tu rutina diaria!

¿No sabes bien de qué estamos hablando? Se trata de un procedimiento milenario chino de masaje facial antienvejecimiento basado en el raspado del rostro. Para ello, utilizaremos tres piezas diferentes que prometen mejorar el drenaje linfático, eliminando toxinas; y estimular la producción de colágeno, reduciendo con ello ojeras y arrugas, al mismo tiempo que reafirma y alisa el rostro, remodelando sutilmente el óvalo facial.

Y es que, realizar un cuidado facial adecuado es fundamental para frenar o retrasar la aparición de los primeros signos del envejecimiento. Ahora bien, para sacar el máximo partido a tu rutina necesitas ayudarte de nuestra Gua Sha hechas a mano con motivos florales, tres piezas únicas e irrepetibles de cerámica, perfectas para seguir el método del raspado facial.

 

Cómo hacer un masaje facial paso a paso

 

1. Masaje facial en la zona superior del ojo

Si quieres aprovechar todos los beneficios de realizarte un masaje en el rostro con el que contribuyas a minimizar el aspecto de las arrugas y mejorar el drenaje linfático, necesitas seguir una buena técnica, ser constante y acompañar el método de productos cosméticos efectivos y de calidad.

En esta primera parte de la rutina debes centrarte en la zona de las cejas y el párpado superior de los ojos. Para ello, utilizaremos la pieza que tiene forma de cuchara. Con la parte más ancha y redondeada, tienes que masajear sobre la ceja levantando el párpado fijo, siempre en sentido ascendente, siguiendo el recorrido hasta la sien, lo que ayudará a aliviar el estrés y las tensiones.

La parte más alargada y estrecha es ideal para realizar un suave masaje circular en los puntos de acupresión, y más concretamente, en el inicio de la ceja y en la aleta nasal. Este movimiento te ayudará a drenar la acumulación de fluidos en dichas zonas. Además, también te recomendamos emplearla en zona del surco nasogeniano y en el contorno de labios, para, a partir de movimientos más rápidos, estimular la producción de colágeno y atenuar la apariencia de pequeñas arruguitas que van apareciendo con el paso del tiempo.

 

2. Masaje facial en el contorno de ojos

El masaje en la zona ocular continúa con la pieza número dos, la perfecta aliada para combatir los signos del envejecimiento y la fatiga, como bolsas y ojeras, trabajando también la apariencia de las líneas de expresión y las arrugas. Para potenciar los resultados de este paso, te aconsejamos aplicar previamente unas gotas del Contorno de Ojos Ultra K sobre el hueso orbital, un cosmético formulado con ingredientes que ayudan a conseguir un efecto lifting inmediato.

Con la parte de la herramienta más ancha, realiza un suave masaje sobre el contorno de ojos, comenzando por la parte inferior del lagrimal hasta llegar a la sien. Asimismo, puedes incidir en la parte superior masajeando sobre la zona y levantando el párpado fijo. Asegúrate de repetir los movimientos en la misma dirección.

Por último, con la parte más pequeña de la pieza presiona suavemente y en círculos sobre los puntos de acupresión, exactamente hazlo en el comienzo de la ceja, lo que favorecerá el drenaje en la zona.

 

3. Masaje facial en frente, mejillas, mandíbula y cuello

La última pieza que vas a utilizar en tu rutina tiene forma similar a un corazón y está formada por tres lados, diseñado cada uno de ellos para masajear una zona diferente del rostro. El lado más corto es el que tienes que emplear para la zona de la frente, estirando de abajo a arriba, es decir, desde las cejas hasta el comienzo del cuero cabelludo, para conseguir una piel más lisa y tersa con estos movimientos.

Para masajear la zona de la mandíbula y definir el óvalo facial, utiliza la parte dentada de la herramienta. Inicia el movimiento desde la barbilla y continúa hasta la parte de la mandíbula que se encuentra a la altura de las orejas, finalizando con un pequeño círculo.

Por último, la parte de la pieza de cerámica más larga es la que debes emplear para trabajar la parte de los pómulos, en concreto desde la aleta de la nariz hasta las orejas. Nuestra recomendación, para una mayor estimulación del drenaje, es que realices un pequeño giro circular al llegar al final. Asimismo, también puedes utilizarla en el cuello, con movimientos que vayan desde el final de la mandíbula hasta la clavícula, para eliminar todas las tensiones que se acumulan en el día a día.

Si lo que quieres es mantener la piel de tu rostro firme y joven, uno de nuestros consejos infalibles es que incorpores lo antes posible a tu rutina de cuidados diarios un buen automasaje facial. Siguiendo la técnica adecuada lograrás disminuir tensiones y proporcionar elasticidad a la piel, combatiendo la aparición de bolsas y arrugas, y aportando una placentera sensación de bienestar. ¡Presume de una piel rejuvenecida! ¿Preparada ya para ese masaje facial antiedad?