Regalo en todos los pedidos

Livraison gratuite +39€ (en péninsule)

Expédition en 24/72 heures (péninsule et îles Baléares)

Votre panier

Votre panier est actuellement vide.

doble limpieza facial

¿Cómo hacer la doble limpieza facial?

Todas soñamos con lucir un cutis de porcelana, suave al tacto, luminoso y libre de imperfecciones. Pero para poder presumir de una piel perfecta no solo basta con tener a la genética de tu parte, es importante que dediques tiempo y esfuerzo a tus cuidados diarios, y entre ellos, a llevar a cabo una correcta limpieza facial, paso clave para tener un rostro sano, radiante y sedoso. ¿Te imaginas qué pasaría si no limpias con frecuencia tu piel? Y no ya con frecuencia, es vital hacerlo cada día, tanto por la mañana como por la noche. De lo contrario, los restos de suciedad, sebo, maquillaje y otros residuos seguirían acumulándose día tras día en tu rostro obstruyendo los poros, y con ello, disminuyendo la eficacia de todos los productos de tratamiento que aplicamos posteriormente, ya que los activos tendrían dificultades para penetrar en el interior de tu piel.

Conscientes de toda la suciedad e impurezas que se hacinan sobre nuestro rostro, y con el objetivo de conseguir una piel tersa, brillante, suave e impecable, hoy queremos que descubras los beneficios de la doble limpieza facial, una técnica coreana de cuidados de la piel con la que llegarás a lucir el cutis que siempre has soñado. ¿Todavía no sabes de qué se trata?

 

¿Qué es la doble limpieza facial?

La doble limpieza facial es una rutina diaria que cada día suma más seguidores y que se lleva a cabo en tres sencillos pasos. Esta técnica se basa en el uso de dos cosméticos diferentes para limpiar en profundidad el rostro, uno de base oleosa y otro de base acuosa. Por último, y para completar este ritual de belleza, es importante que tonifiques la piel, uno de los pasos fundamentales en la rutina diaria, y para muchas de nosotras, también el más olvidado. Utilizando un buen tónico facial lograrás restablecer el pH y calmar la piel, disminuyendo la irritación y el enrojecimiento.

Si ya te estás preguntando cuál es el mejor momento para llevar a cabo el ritual de la doble limpieza, tienes que saber que es por las noches. Así lograrás eliminar los restos de maquillaje, de esos cosméticos que aplicaste a primera hora o el excedente del protector solar, además de toda la suciedad que se ha ido acumulando en tu rostro a lo largo del día, dejando la piel suave y tersa, lista para la regeneración celular que se produce durante las horas de sueño.

 

Rutina de la doble limpieza facial paso a paso

Realizar correctamente la limpieza del rostro es fácil. Para aprovecharte de todos sus beneficios, es importante que ante todo seas constante y que utilices productos de calidad formulados específicamente para adaptarse a tu tipo de piel y a sus necesidades. ¿Quieres saber cómo hacer la doble limpieza facial y qué cosméticos utilizar para conseguir un cutis suave y terso?

En primer lugar, necesitas utilizar un buen limpiador para el rostro con base oleosa que te permita eliminar el maquillaje y los restos de esos cosméticos que aplicaste en tu rutina de mañana, entre otros residuos y partículas de contaminación. Aplícalo sobre el rostro realizando movimientos circulares, insistiendo después en la zona del contorno de los ojos y en las pestañas si necesitas retirar el rímel. A diferencia de lo que puedes creer, no debes retirar este producto de tu piel tras su uso, el aclarado se llevará a cabo tras aplicar el limpiador de base acuosa.

Nuestra recomendación en este primer paso es que, tengas la piel grasa, seca, mixta o sensible, utilices el Aceite de Argán de Mi Rebotica, que cuenta con una comedogenicidad muy baja, por lo que no llega a obstruir los poros. Pese a ser un producto aceitoso, este cosmético de base oleosa se puede usar en todo tipo de pieles, incluso en las pieles grasas, y, además de limpiar, con su uso aportamos una dosis de hidratación a la cara.

Para la segunda fase de la limpieza facial escoge un limpiador con base acuosa con el que retirar los restos de ese primer limpiador aceitoso, así como las impurezas de la piel que aún continúan en la cara, eliminando profundamente la suciedad del poro. Tras extenderlo por todo el rostro y limpiar intensamente la piel, acláralo con abundante agua fría o tibia y, a continuación, seca la cara a toques con una muselina. ¡Nunca, nunca la frotes!

La doble limpieza facial es apta para todo tipo de pieles y su efectividad se basa en la combinación acertada de los productos. Es importante que prestes atención a este segundo paso y que escojas el cosmético para la cara que mejor se adapte a tu piel, ya sea en formato gel, espuma... ¿Cómo saber cuál elegir? Mientras que las pieles secas pueden optar por una espuma limpiadora con propiedades hidratantes, calmantes y rejuvenecedoras, y las pieles grasas por un jabón con funciones antiseborreicas; en el caso de las pieles mixtas, normales y sensibles recomendamos un gel limpiador con pH 5,5 que cuente en su formulación con ingredientes como las ceramidas de vena, niacinamida y agastache mexicana.

Para completar la limpieza y terminar de retirar de tu piel los restos de impurezas y de los limpiadores que aún puedan quedar sobre tu rostro, como último paso, aplica a toquecitos un tónico facial que se ajuste a las necesidades de tu piel. Este cosmético facial te ayudará, además, a restablecer el pH de la piel, calmar las irritaciones y el enrojecimiento, aportar luminosidad, contribuir a mejorar la apariencia de los poros para lucir radiante y preparar la piel para todos los tratamientos que vas a aplicarte a continuación, como el contorno de ojos, el sérum o la crema hidratante… ¡Los que utilices según tu rutina de cuidados de belleza! Recuerda que el tónico es un indispensable para la limpieza facial y que puede aplicarse mediante pulverizaciones o con un algodón, según el formato del cosmético.

En Mi Rebotica contamos con una completa gama de tónicos que se adaptan a todo tipo de pieles, destacando, dentro de la Línea Premium, el Tónico Facial Uva y Flores, un producto elaborado a base de aguas de uva, lavanda, hamamelis, rosa y azahar, aportando acción hidratante y calmante a la piel. Por su parte, el Tónico Antioxidante cuenta en su formulación con activos antioxidantes, como la niacinamida, con propiedades antiedad, unificantes del tono y con eficacia antipolución. Asimismo, contiene extracto de agastache mexicana, que calma y reduce el enrojecimiento, y agua de uva, extractos de granada y nopal, que ofrecen protección frente a radicales libres y al daño fotoinducido, mejorando la hidratación, luminosidad y elasticidad de la piel. Completa la gama el Tónico Purificante, recomendable para pieles grasas o con tendencia acneica gracias a la acción de sus activos seborreguladores y purificantes. Entre sus ingredientes también destaca la niacinamida y el agua de hamamelis, con acción calmante y astringente, por lo que contribuye a cerrar los poros.

 

Beneficios de la doble limpieza facial

La técnica de la doble limpieza facial es ideal para limpiar el rostro de forma exhaustiva, retirando de la piel todos aquellos residuos que forman una barrera que dificulta o impide la penetración de los activos, contribuyendo a retirar las células muertas que se acumulan y a desobstruir los poros. Y es que una piel limpia, absorbe mejor los productos, por lo que tus tratamientos empezarán a ser mucho más eficaces.

Mejorar la textura de la piel, reducir la aparición de acné, afinar el tamaño de los poros, aportar luz y uniformidad al rostro… Toma nota de todos los pasos porque se trata de una rutina muy sencilla con resultados espectaculares y muy visibles en un corto período de tiempo.

 

La doble limpieza de Mi Rebotica

Todas coincidimos al afirmar que una piel completamente limpia es capaz de recibir y absorber el resto de cosméticos de mejor forma, lo que permitirá que nuestros tratamientos sean más efectivos. De nada sirve que te apliques esa crema que hace milagros si no has limpiado de forma previa tu cara. Y es que, además de conseguir un rostro fresco, suave, terso y libre de impurezas, debes ver la doble limpieza facial como un momento de relajación y de mimos, de cuidados de tu piel para sentirte mejor por dentro y por fuera. Recuerdas los básicos, ¿verdad? Un primer limpiador de base oleosa, un segundo limpiador de base acuosa y, por último, pero no por ello menos importante, el tónico facial.

 

¿Necesitas que seamos más concretos? Toma nota de las rutinas de Mi Rebotica de doble limpieza facial para todo tipo de pieles:

 

¿Preparada para mejorar la textura de tu piel y devolver a tu rostro toda su luz y uniformidad en tan solo tres sencillos pasos?